jueves, 4 de agosto de 2011

dime mentiras, y haz que me las crea

¿Quién no se ha dibujado alguna vez un corazón? En la mano,en la pierna,en la mesa de clase,en la libreta,en las paredes. Y aunque alomejor no nos damos cuenta,es una sensación que sentimos cada vez que lo hacemos,cada vez que dibujamos ese signo insignificante,ese que al dibujarlo,nos hace recordar a esa persona tan grande que hubo  en nuestra vida,esa que siempre estaba en nuestra mente.Algunos lo llamarían tonterías, yo, lo llamaba amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario