martes, 9 de agosto de 2011

despacito, y hacia adelante

La felicidad es como un gatito, cuando quieres cogerla por sorpresa, huye y araña. Pero si vas segura y con calma, se deja acarciar y cuando menos te lo esperas la tienes ronroneando en tus brazos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario